Previous Next

El Carnaval debe ser para la vida, así se ven las fiestas del Caribe

En el panel Impacto económico de las fiestas del Caribe, sus representantes coincidieron en afirmar que estas, en su mayoría, no generan un gran impacto económico en sus países, a excepción del Carnaval de Barranquilla que moviliza a toda la ciudad y buena parte del país a su celebración.

La directora del Carnaval de Barranquilla, Carla Celia, explicó el impacto que tiene la fiesta en la ciudad, asegurando que en 2017 movió 60.000 millones de pesos, la economía formal creció 60% y la informal, 70%; una ocupación hotelera del 96 %, la visita de 50 mil turistas, entre nacionales y extranjeros, así como la generación de 31.000 empleos directos e indirectos. 

“En Barranquilla el Carnaval lo trabajamos los 365 días del año, a través de fomento, formación, reconocimiento y promoción. Con esta estrategia promovemos todo el año nuestro carnaval y generamos valor para los hacedores y para la ciudad en general”, destacó Celia.

En el caso de República Dominicana, aseguró su representante Dagoberto Tejeda, que la fiesta no genera un gran impacto económico, según él porque al sector turismo no le interesa el Carnaval y no hay un amplio respaldo.

En ese mismo sentido, el director de la Casa del Caribe de Cuba, Osvaldo Vergés, señaló que por el contrario en el caso del Carnaval de Santiago y de las fiestas de su país, estas están protegidas y apoyadas por los gobiernos locales. Pero en lo referente al turismo consideró que lo más sano es que es la cultura la que debe insertarse y no que el turismo se inserte en la cultura. Agregó que debe haber algún recurso que les ayuden a las expresiones culturales a mantenerse. 

Entre tanto, Consuelo Rodríguez, del Carnaval de Cozumel en México, explicó que infortunadamente la dinámica de los últimos 15 años llevó a la gente de su ciudad a indagar y estar más pendiente de los artistas que llegarán cada año. “Son más importantes los artistas que van a venir o los actores del carnaval, esto es producto de más o menos de 15 años de seguir una tendencia de llevar artistas costosos, famosos y populares. No somos productores de conciertos, las estrellas del Carnaval son los carnavaleros y son los que tienen que tener toda la atención.”, expresó Rodríguez, quien llamó la atención para marcar la relación y el papel que debe tener la tradición en las fiestas versus la parte comercial. 

Finalmente, el dominicano Dagoberto Tejeda concluyó que las fiestas del Caribe deben sincerarse para la búsqueda de caminos que ayuden en el proceso de transición en el que están, con la posibilidad de decir lo que no está bien, lo que no les gusta y hacia dónde van a caminar, y así mismo llamó la atención de los hacedores con una reflexión final: “En África no hay una danza con danzantes que esperan que los aplauden al terminar porque para ellos el carnaval es y debe ser para la vida”.

© 2017 Carnavales del Caribe. Todos los derechos reservados. Designed By Dixara.co